Info

El Observatorio Sigep hace un seguimiento de las principales cadenas y ha registrado un aumento de las inauguraciones superior al 4 % en 2018. En Centroamérica y Sudamérica (+11 %) y en Oriente Medio (+8,1 %) se han obtenido resultados óptimos. Cada nueva apertura de una heladería en el extranjero genera una exportación del Made in Italy por valor de 100 000 euros en equipo y de 25 000 euros al año en productos.


Las cadenas son la forma más dinámica de expandir la difusión en el extranjero, especialmente, de nuevos puntos de venta. Las empresas que promueven la calidad y tienen capacidad de organización son las que crecen.

Desde hace unos años, el mundo de las cadenas ha adquirido relevancia en SIGEP (Salón Internacional del Gelato, Pastelería y Panificación Artesanales y del Café), cuya 40ª edición tendrá lugar en la feria de Rímini del 29 al 23 de enero próximos y estará organizada por Italian Exhibition Group.

El Observatorio SIGEP hace un seguimiento de las principales cadenas italianas de heladerías, helado soft/de palo y yogurterías y, en colaboración con Sistema Gelato, ha analizado 80 cadenas con puntos de venta directos y asociados que suman un total de 2225 operaciones comerciales, el 37 % de las cuales en el extranjero.

Solo en cadenas de heladería se han contabilizado 1288 puntos de venta, 965 de los cuales están en Italia y 323 en el exterior.

Las comparaciones entre 2017 y 2018 son siempre positivas en lo que respecta a la expansión en el extranjero. Se ha producido un aumento general del 4 %, siendo Centroamérica y Sudamérica (+11%) y Oriente Medio (+8,1%) las regiones que han mostrado más dinamismo. Crecen Asia (+4,1 %) y Europa (excluida Italia) al 1,8 %.

Hay que señalar que las heladerías están presentes en 76 países de los cinco continentes.

El fenómeno de las franquicias y de las cadenas ofrece un amplio margen de crecimiento. Hasta el momento se ha detectado que hay cuatro marcas italianas de heladería con más de 50 puntos de venta cada una en todo el mundo, lo que evidencia que las cadenas se han convertido en un instrumento que garantiza una expansión más rápida del sector, en particular en mercados extranjeros más lejanos.

Hay que tener en cuenta que cada nueva inauguración de un punto de venta directo o asociado conlleva una demanda de equipo, sistemas, muebles e ingredientes estrictamente ‘Made in Italy’. Sistema Gelato estima que cada heladería que se abre en el extranjero supone para Italia una cifra de exportación anual de al menos 100 000 euros en equipo, mobiliario y máquinas, además de 25 000 euros en productos e ingredientes.

El Observatorio SIGEP seguirá profundizando en el tema de las cadenas y del proceso de globalización, con el foco en mercados específicos. En Sigep 2019 se celebrarán mesas redondas con los principales operadores sobre el tema de la conferencia “Going Global”, en la que Alemania será la protagonista.